¿El fin de PFL? Combates adulterados y una decadencia evidente, ponen en jaque a la organización estadounidense

In Noticias MMA by Leandro GambettaLeave a Comment

PFL ya no es lo que era. Atrás, demasiado lejos, quedaron esas noches de grandes batallas enmarcadas en un evento de primer nivel y sin nada que envidiarle a las máximas ligas de artes marciales mixtas.

Resulta increíble ver cómo de la noche a la mañana todo comenzó a desmoronarse. Pero no por los luchadores y fanáticos que al fin y al cabo son los verdaderos protagonistas, sino por la enorme negligencia de quienes conducen la nave.

La organización estadounidense inició hace pocos días el desarrollo de su tercera edición, pero los resultados a simple vista no fueron los esperados.

Asombrosamente, casi ningún luchador logró dar el peso indicado para afrontar su combate; no obstante, se subieron al decágono, disputaron el duelo y las supuestas estrellas que si dieron con el pesaje deseado, obtuvieron el beneficio de los tres puntos a pesar de caer en la lona del decágono. Dejando entrever a simple vista, que la competición está totalmente adulterada.

Tales fueron los casos (entre otros) de Ray Cooper III y Genah Fabian, que registraron 176.4 libras, o 5.4 libras de peso para su pelea de peso welter, y 160.8 inclinando la balanza a 4.8 libras por encima del límite de peso ligero respectivamente. Siendo penalizados con un punto en la tabla de posiciones y sin ser elegibles para obtener ningún punto independientemente de cómo hayan salido en sus peleas.

Ni hablar de Magomed Magomedkerimov, que en otra sintonía, quedó fuera de la tarjeta por sus problemas con la visa.

Por tal motivo, y en la condición de espectadores y fanáticos del buen desarrollo en las organizaciones de MMA, es inadmisible y a la vez bochornoso que en una franquicia internacional como lo es PFL, sucedan este tipo de situaciones y cerca de siete luchadores (entre ellos campeones) no puedan dar con el peso.

Evidenciando así, una decadencia notoria (al borde la ruina) para una organización que supo ser respetada; y un nocaut contundente por decisión unánime del planeta MMA, sumado a la desprolijidad seguida de traición y engaño en los arreglos contractuales de televisación con Titan Channel.  

Leave a Comment