El adiós del águila de Daguestán.

In Noticias, Noticias MMA by Borja RuperezLeave a Comment

Un adiós, no un hasta luego…

El pasado sábado en UFC 254 desde el “Fight Island” de Abu Dhabi, se produjo uno de los anuncios más importantes de los últimos años en las MMA. Después de vencer a Justin Gaethje, Khabib Nurmagomedov anunciaba su retiro de su carrera profesional.

Esto ya lo hemos visto con grandes campeones de todos los tiempos, muchos habrán podido pensar que se puede tratar de un descanso o de alguna estrategia comercial. En el caso de Khabib, esto no es así. Se trata de un tipo con un carácter muy especial, un carácter férreo y unas arraigadas creencias musulmanas suníes. Su adoración por su padre era absoluta y a lo mejor con este gesto, trata de honrar a su padre, Abdulmanap. Estos no va a ser un hasta luego… o al menos, eso parece.

El lado personal de Khabib.

Khabib nació en un pequeño pueblo de Daguestán llamado Sildi.

Daguestán es una república soviética autónoma donde se han producido numerosos enfrentamientos étnicos de carácter bélico. Las creencias religiosos son muy variadas.

Tiene dos hermanos, un hermano mayor (Mogamed) y una hermana menor (Amina). Tenían un edificio de dos pisos. En su planta baja, su padre, montó un gimnasio. En ese edificio creció con sus hermanos y primos.

Está casado y tiene un hijo y una hija. Habla varios idiomas, desde el ruso, idiomas caucásicos, turco e inglés.

La muerte de su padre y entrenador supuso un durísimo golpe para Khabib, Abdulmanap murió el pasado 3 de Julio en Moscú debido a complicaciones cardiacas potenciadas por el COVID-19.

Su carrera en UFC.

Comenzó su andadura en la franquicia de Las Vegas el 20 de Enero de 2012 frente a Kamal Shalorus. Nombres como: Dos Anjos, Iaquinta, McGregor, Poirier y Gaethje… agrandan su 29-0.

Sin duda es uno de los luchadores más dominantes de todos los tiempos en la franquicia que preside Dana White. Muchos le califican como el mejor luchador de todos los tiempos y puede que los sea. Sus números de avalan.

Conor McGregor.

Quizá sea el único que pueda forzarle a volver al octógono.

Muchos coincidimos que cuando estos dos luchadores se enfrentaron, el irlandés no estaba en su mejor momento, ni mucho menos. Venía de las luces y estrellas del combate frente a Mayweather y quizá todo eso deslumbró a Mcgregor.

En ese combate se vivieron momentos muy desagradables que suman en el debe de ambos luchadores.

Es evidente que el carisma y la imagen es para McGregor que además de un gran luchador es uno de los reyes del show business. Khabib por su parte representa la esencia, lo puro de este deporte, sin tapujos ni atajos.

Este combate se debe celebrar, lo necesitan ambos, lo necesita UFC y la afición enloquecería.

UFC queda huérfana.

La gran franquicia estadounidense se queda vacía. Ahora más que nunca necesita a todas sus grandes estrellas. McGregor vuelve y se volverá a hacerse con el cinturón, seguro, pero la gran revancha queda pendiente… y esto UFC no se lo va a permitir.

… Lo cierto es que el combate contra Justin Gaethje poco importa ya, Khabib ganó.

Leave a Comment