El brutal cambio físico de Tyson Fury tras caer en las drogas

In Noticias by Ana GarcésLeave a Comment

Es la primera vez que sale a la luz la imagen de Tyson en su peor momento. Pesaba más de 180 kilos y estaba sumido en una profunda depresión tras caer en las drogas y en los malos hábitos.

Hoy en día el boxeador se encuentra ya recuperado, es campeón invicto en peso pesado de IBF, WBO, IBO Y WBA, y un icono de este deporte. Y ha querido echar la vista atrás para recordar la etapa más dura de su vida, que incluso le obligó a retirarse temporalmente del boxeo.

 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida de Tyson Fury (@gypsyking101) el

Una imagen que, a pesar de su pobre calidad, ha impactado a sus más de 2 millones y medio de seguidores. Donde se puede ver al púgil levantando los puños con un claro sobrepeso fruto de sus adicciones. La instantánea va acompañada del siguiente texto: “Cuando alguien te diga que no puedes hacer algo, mira esto y recuerda que todo es posible. Este soy yo con más de 180 kilos”. Un mensaje inspirador con el que el británico se dirige a sus fans, como un claro ejemplo de superación, en una publicación que se acerca a los 300.000 likes.

Una profunda depresión y un intento de suicidio

Fue a mediados de 2016 cuando su vida dio un giro radical. Tyson Fury se encontraba en lo más alto del boxeo a nivel mundial pero no pudo evitar caer hasta lo más bajo en su vida personal. Su adicción a las drogas, su mala alimentación y su obsesión por la bebida (ha reconocido que podía consumir más de un centenar de cervezas a la semana), lo apartaron del deporte. En octubre de ese mismo año, se anunció que había dado positivo en dos ocasiones, y estuvo alejado del ring una larga temporada.

El británico desveló más adelante que su vida se había convertido en un desastre, y que “no podía parar de beber alcohol y tomar drogas”. Además, también confesó que incluso se le había pasado por la cabeza suicidarse tras pasar por una profunda depresión.

Después de todo ese calvario, se desintoxicó, y tras perder más de 64 kilos, volvió a entrenarse duro para regresar a la más alta competición. En diciembre de 2018 volvería a subirse al ring, donde hoy en día sigue compitiendo y encadenando victorias.

 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida de Tyson Fury (@gypsyking101) el

Su próxima cita, tendrá lugar el 22 de febrero en el Staples Center de Los Ángeles (USA), frente a Deontay Wilder. Frente al que ya se midió un año y dos meses atrás en una pelea que acabó en un polémico empate. Después de mucho tiempo, ambos tendrán la oportunidad de revancha. Y además, Tyson, de dejar atrás aquel en el que se convirtió tras sus problemas con las adicciones.

Leave a Comment