Un boxeador se desploma justo después de noquear a su rival

In Boxeo, Noticias by Ana GarcésLeave a Comment

George Rincon tardará en olvidar lo sucedido en ese ring del Alamodone de San Antonio (Texas). Cuando, después de batir a su rival por nocaut, el púgil se desmayó y tuvo que ser atendido por los servicios médicos.

Sorprende ver lo rápido que se deshizo de Sergio Pérez. El boxeador estadounidense tan solo necesitó tres minutos para derribar al argentino. Tres golpes y ya tenía a Pérez en el suelo. Pero lo curioso de esta historia es que a continuación también iba a acabar él mismo tendido sobre la lona.

Segundos después de ser anunciado como el ganador del combate, se acercó a su esquina y se desplomó, en pleno cuadrilátero. Enseguida tuvieron que llegar las asistencias médicas para asistir al boxeador.

En la grada, nadie entendía qué ocurría. Si había sido él quien había noqueado a su rival, por qué había caído tendido en el suelo. Pronto descubrirían que se había tratado de un simple desmayo, pero hasta entonces, la preocupación no paraba de crecer al verlo ahí, sobre el cuadrilátero, prácticamente sin moverse y con todas las miradas apuntando hacia él.

Un desmayo que mantuvo en vilo a todos

En ese vídeo que circula sobre la red, de los minutos posteriores al nocaut, se puede ver a Pérez sentado sobre un taburete y en la esquina izquierda de la imagen, a Rincon mientras le asisten los servicios médicos de las instalaciones. El púgil estadounidense acababa de recobrar el conocimiento después de caer inconsciente. Incluso volvió a ponerse en pie, pero acabarían trasladándolo al hospital para realizarle las pruebas pertinentes con el fin de aportar más claridad a lo sucedido.

Al parecer, y tras las informaciones de algunos periodistas que habían asistido a cubrir el evento, los médicos habrían determinado que Rincon no habría sufrido ninguna convulsión sino una simple pérdida de conocimiento. Posiblemente producida por una bajada de tensión arterial tras el desgaste físico ocasionado durante la pelea. Un desmayo que durante unos largos minutos tuvo en vilo a todo ese estadio en el que había tenido lugar el combate entre el estadounidense Rincon y el argentino Pérez, y que por suerte, iba a quedar en un susto.

Leave a Comment