El drama de Deontay Wilder: comenzó a boxear por su hija enferma y hasta pensó en el suicidio

In Boxeo, Noticias by Ana GarcésLeave a Comment

Mientras Wilder prepara uno de los combates más esperados, la revancha frente a Tyson Fury, ha desvelado en una entrevista uno de sus mayores secretos: Tuvo depresión y estuvo a punto de suicidarse. El motivo, la enfermedad de su hija pequeña.

Sucedió en una entrevista que mantuvo con BT Sports, donde habló de su oscuro pasado y llegó a confesar que pensó en el suicidio como solución a todos sus problemas.

Deontay Wilder es uno de los luchadores más polémicos por el tipo de declaraciones y perlas que suele soltar por la boca. Frases como “quiero un muerto en mi currículum” son algunos de los mensajes que hemos llegado a escuchar de él. Pero detrás de su faceta de tipo duro y luchador desafiante, se esconde una persona que ha sufrido mucho para llegar a ser uno de los mejores.

“Estaba listo para suicidarme”

El boxeador habló del peor momento de su vida, que coincide con el nacimiento de su hija. La pequeña nació con un problema en la columna vertebral:El momento más bajo de mi vida fue años y años y años atrás, creo que cuando mi hija nació en 2005″.

Wilder tenía 19 años y la noticia de que su hija nacería con una enfermedad rara, espina bífida, le hundió: “El 2006 fue muy turbulento para mí, hasta el punto de que perdí mi familia, hasta el punto de que tenía una pistola en el regazo y estaba listo para cometer suicidio”, confesó el boxeador.

“Esos pensamientos se pasan por la cabeza de cualquiera que esté sufriendo algún tipo de depresión o atravesando diferentes cosas en sus vidas. (…) Fue muy duro tener 19 años y que tu primer hijo nazca con un problema de salud. Es una dura tarea. Tu hijo necesita más amor que un niño normal, y cuando apenas llegas a fin de mes, te atraviesa por las facturas y otra serie de cosas”.

“Fue muy duro tener 19 años y que tu primer hijo nazca con un problema de salud”

Empezó a boxear para salvar a su hija

Wilder necesitaba dinero para asumir los gastos médicos para los tratamientos de su hija, y explicó cómo comenzó a trabajar en distintos sectores con el único fin de destinarlo todo para la salud de su pequeña. Trabajó de camarero, de repartidor de cervezas y comenzó a boxear también por ella. El objetivo, conseguir dinero fácil y rápido. Así fueron sus inicios. Un mundo al que llegó por casualidad, y en el que hoy es toda una estrella.

Trabajó de camarero, de repartidor de cervezas y comenzó a boxear para pagarle los tratamientos a su pequeña

Su ascenso fue meteórico

En 2007, tan solo dos años después del nacimiento de su pequeña, y de comenzar a probar en el boxeo, Wilder comenzó a obtener títulos y reconocimientos. Primero, ganaría los Golden Gloves, competición amateur más importante de EEUU. Después, se colgaría el bronce en los Juegos Olímpicos de Pekín. A partir de ahí, comenzaron a llamarle ‘Bombardero de Bronce’. Su carrera no había hecho más que empezar. Entre todos sus logros, destaca el título de campeón WBC de peso pesado, que ha defendido en hasta siete ocasiones. Ahora, volverá a pelear para revalidar su cinturón el próximo 22 de febrero frente a Tyson Fury, en una de las peleas más esperadas del año. Seguramente, veremos con otros ojos a Wilder a partir de ahora. Tras esa imagen altiva y provocadora que a veces proyecta, se encuentra la figura de un buen padre que comenzó a boxear para pagar los tratamientos de su pequeña Naieya.

Leave a Comment