K.O. a la discapacidad: dos ejemplos de superación y de lucha

In Noticias, Noticias Kick Boxing, Noticias MMA, Noticias Muay Thai by Ana GarcésLeave a Comment

En tiempos de aislamiento como el que estamos viviendo, es muy importante sobrellevarlo practicando algún tipo de deporte. El boxeo, en concreto, aporta muchos beneficios, sobre todo, a personas con distintas capacidades como es el caso de Antonio o Garret

El límite solo está en tu cabeza. Esto lo que representan Antonio, kickboxer de 19 años, y Garret, luchador de MMA de 27. Ambos tienen síndrome de down. Ambos pelean en su día a día practicando el deporte que más les gusta. Ninguno ha puesto límites a su ‘discapacidad’. Por eso han llegado tan lejos en sus respectivas modalidades, a pesar de que en ese largo camino muchos no los vieran capaces. A base de perseverancia, esfuerzo, trabajo y dedicación han demostrado no solo estar a la altura de cualquier otro luchador de su categoría, sino de superarles en igualdad de condiciones. Sin ayudas ni favores. Por sus propios méritos. Y por eso Antonio y Garret, al igual que muchos otros deportistas anónimos con síndrome de down u otro tipo de discapacidad, son dos referentes en el mundo de las artes marciales.

Garret Holeve, el joven que sueña con ser una estrella de UFC

En el gimnasio nadie lo conoce como el luchador con síndrome de down, sino por Garret “G-Money” Holeve. Un joven estadounidense de 27 años con grandes aspiraciones como cualquier otro chaval. Aunque por desgracia Garret ha tenido que sufrir episodios de discriminación a diferencia de muchos otros jóvenes de su edad. Tras convertirse en el primer luchador de MMA con cromosoma 21, esa ha sido precisamente la razón por la que le han impedido participar en algunas peleas. Le resulta complicado encontrar un combate ya que no todos quieren enfrentarse a él. ¿Y crees que Garret ha desistido? Ni mucho menos. A día de hoy, Garret, sigue compitiendo y entrenándose duro para cuando llegue el momento de afrontar una nueva pelea, para estar preparado mental y físicamente. El estadounidense suele ser muy activo en sus redes sociales, donde hace tan solo unas horas colgaba un vídeo mostrando cómo se ejercita en pleno aislamiento por el coronavirus.

Para Antonio el Muay Thai era un refugio, ahora es su pasión

Antonio Romero tiene 19 años y es todo un campeón. Por cómo se enfrentó a sus miedos hace más de tres años cuando decidió apuntarse a clases de Muay Thai después de sufrir problemas de ‘bullying‘, tal y como él mismo ha confesado en varias entrevistas. Utilizó el deporte como vía de escape y el deporte le salvó. Desde entonces no ha faltado ni un día a las clases, según revela su profesor, y dedica horas y horas entrenándose para mejorar cada día un poco más. Tanto es así que ya ha conseguido convertirse en cinturón negro de kickboxing y hasta llegó a conocer a uno de sus grandes ídolos: Namsaknoi Rattachai, un reconocido luchador tailandés de Muay Thai. Un claro ejemplo de superación y de cómo si uno se propone alcanzar un objetivo, no hay barrera que lo impida. Si no que se lo pregunten a Antonio.

¿Qué beneficios tiene el deporte para personas con discapacidad?

Practicar deporte solo aporta beneficios, y para las personas con discapacidad más aún si se trata de algún tipo de deporte de contacto. En primer lugar, porque mejora el desarrollo de la musculatura, así como el equilibrio y coordinación. Esto último es muy importante para prevenir algún tipo de enfermedad por falta de movilidad. En segundo lugar, porque permite socializar y ayuda a la integración para un tipo de colectivo que se encuentra discriminado por algunos sectores de la sociedad. En el caso de los deportes de contacto, en su mayoría, el trabajo en equipo permite que se establezcan nuevas amistades y que la persona con discapacidad entable nuevas relaciones. También ayuda a trabajar la mente y a desarrollar la motivación así como la superación de uno mismo. Esto último, además, está íntimamente ligado a la autoestima. Sentirte útil y válido en un deporte puede ayudar a mejorar el estado anímico de las personas con discapacidad, lo que tiene un valor emocional incalculable.

  • Mejora la musculatura
  • Ayuda a mantener un mejor equilibrio y coordinación
  • Trabajo en equipo
  • Inclusivo
  • Desarrolla la mente: autosuperación
  • Mejora la autoestima

Leave a Comment