Se reinventó en plena crisis y ahora entrena en su gimnasio a los luchadores más importantes de UFC

In Noticias MMA by Leandro GambettaLeave a Comment

La historia del argentino Diego De Vera es digna de ser contada. En plena crisis económica del 2001, perdió todo en su país y decidió viajar a Estados Unidos para buscar un futuro digno.

Tiene una muy rica historia vinculada con las artes marciales, ya que fue campeón sudamericano, panamericano y en Estados Unidos, de kickboxing, muay thay y demás disciplinas. Pero los inicios en la actividad que amó toda su vida iban a estar lejos de lo deseado; debió pelearla a puro pulmón y corazón para llegar a ser quién es hoy en día: el dueño de KO ZONE, el gimnasio más importante de Miami.

“Llegué en 2002, cando hubo una crisis fuerte en Argentina; una empresa me envió a Estados Unidos para vender delantales de cocinero. Lo hice sin pensarlo, y comencé a vender los productos. Mis viejos estaban enfermos, perdimos camiones y colectivos, y la única esperanza era venir y mantener a mis padres. Tenía la posibilidad de ir a Italia a luchar por el título (kickboxing) o venía para acá a buscar un futuro. No lo dudé”, le dijo el argentino a Titan Channel.

Y agregó: “arranqué a los 9 años practicando taekwondo y entrenando a escondidas de mi papá boxeo (risas). Fui campeón argentino y sudamericano de kickboxing, campeón panamericano y sudamericano de muay thay. Y en Estados Unidos también fui campeón de dos organizaciones”.

Su gimnasio KO ZONE es uno de los más importantes de Miami, y por él pasaron grandes estrellas de UFC, como así también nuevas figuras de la organización. “Hace 14 años que lo abrí; y pasaron grandes referentes de UFC como Yoel Romero, Masvidal, Colby Covington, Georges St-Pierre y actualmente Omar Morales”, remarcó.

Si bien su gusto por las artes marciales mixtas es amplio, a la hora de elegir un luchador predilecto se inclina por Stephen Thompson, “por su fluidez, patadas que salen de todos los ángulos; y como vengo del taekwondo ITF, y tengo esa escuela, me inclino por él. Hay muchos buenos”.

Por último, y en cuanto a la evolución de los luchadores argentinos, Diego indicó que hay “una mejora importante en el nivel del jiu jitsu”.

Asimismo, reconoce lo difícil que es para un deportista del país sudamericano poder vivir del deporte, ya que no reciben ayuda económica de ningún tipo, y se les hace muy difícil llegar a cumplir sus sueños.

Leave a Comment